¿Qué es una cláusula suelo?
Es una cláusula que recogen muchos contratos de préstamo hipotecario con interés variable y viene a decir que ese interés variable que se va a aplicar va a tener una límite a la baja.

Para qué pueda entenderse bien, un ejemplo de cláusula suelo sería el siguiente: En ningún caso el interés nominal anual resultante de cada variación será inferior al 3,5 %.

Como se aprecia en el ejemplo dicha cláusula recoge un límite del 3,5%, es decir, que por mucho que baje el interés variable de aplicación a mi hipoteca (EURIBOR, MIBOR, IRPH, IRMH, etc.), siempre pagare como mínimo ese 3,5%.

¿Cómo puedo eliminarla de mi hipoteca?
La cláusula suelo puede anularse de 2 formas: Voluntariamente, porque así lo acuerdan las partes; o Judicialmente, porque así lo acuerda un juez.

Por desgracia, ningún banco procede a anular la cláusula suelo voluntariamente y la única forma de proceder a su anulación es solicitando su nulidad en el juzgado.

¿En qué casos puedo anular la cláusula suelo?
Desde la Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 los juzgados han comenzado a dar la razón a los perjudicados de forma habitual, pero como recoge la misma sentencia, no en todos los casos la cláusula es nula, por lo que debemos de contar con el asesoramiento adecuado para ver la viabilidad de cada caso de forma concreta.

Si se anula la cláusula suelo…¿Puedo recuperar lo pagado de más?
No hay unanimidad en los juzgados, aunque parece ser que las sentencias están comenzando a reconocer que se devuelvan las cantidades que procedan unicamente desde el 9 de mayo de 2013.