jorge-zardoya-cLa pasada noche, un amigo me comentó que el día de reyes va a regalarle a su hija un caballo valorado en más de 5.000 €. Yo, un poco picajoso y tocanarices, le comenté si ya había liquidado el impuesto de donaciones por el valor del caballo, lo que provocó gran asombro a mi amigo, quien no se podía imaginar, o más bien, no había caido en la cuenta, que el regalo que iba a hacer a su hija es una donación. “¡Como sois los abogados! sacais punta a todo”, me dijo.

Este tema me hizo reflexionar cayendo en la cuenta que la Navidad trae ilusión y sueños para todos, sobretodo los niños, pero también parece traer un limbo jurídico durante estas fechas.

En el caso del fisco, parece ser cuestión de tiempo que hacienda se ponga las pilas, y si considera que un padre, un tío o un abuelo ha sido generoso con sus hijos, sobrinos o nietos, en navidad, o en otras celebraciones, como bodas o bautizos, puede investigar su patrimonio y exigir al beneficiario el importe del impuesto de donaciones. ¿a partir de que cifra? Pues la ley no parece resolverlos, en principio, a partir de la cifra que al fisco le interese. Todo esto parece una tonteria, pero es que hay muchas ocasiones que los regalos son de un valor económico importante, y no corren buenos tiempos para las arcas de estado. ¿Y la prueba? la verdad,  muy facil ¿Quien no cuelga en facebook o twitter el pedazo regalo que le han hecho? ¿Se imaginan que hacienda persiguiera a Papa Noel o al Olentzero como obligados sustitutos en caso de impago del beneficiario?

En muchas ocasiones, las pesquisas llevadas a cabo por los familiares y amigos del agraciado, como si de una investigación criminal se tratara, son excesivas, llegando a rebasar los límites legales que protegen la intimidad y el secreto a las comunicaciones, con la única finalidad de hacer el regalo más inesperado e ilusionante. Ni pensar quiero los medios empleados para que el hijo de un funcionario del CNI (Centro Nacional de Inteligencia ) tenga ese regalo cargado de ilusión.

Esperemos que este año y otros muchos, vivamos otro limbo navideño, que el fisco se relaje y nos deje tranquilos estos días, y que las pesquisas averiguatorias de nuestra ilusión sigan adelante, esto es la magia de la Navidad.

¡Feliz Navidad a todos!

Jorge Zardoya Santos

(Foto de Juan Crespo Gete. Atardecer en Zurriola. 8-12-2015).