Las medidas que han sido acordadas en sentencia, tanto en procesos contenciosos como de mutuo acuerdo, pueden modificarse. Están medidas son las referentes, entre otras, a pensión de alimentos, pensión compensatoria, guarda y custodia, régimen de visitas, etc.

¿Cuándo puedo solicitar la modificación de estas medidas?
De conformidad con lo dispuesto en la legislación civil vigente puede solicitarse la modificación estas medida cuando se alteren sustancialmente las circunstancias que se tuvieron en cuenta en el momento de acordarlas.

Nada dice la legislación sobre que se entiende por alteración sustancial de las circunstancias, pero existen gran cantidad de sentencias que explican cuando hay que entender que existe un cambio sustancial.

Ejemplo 1: La sentencia acordó como medida definitiva el pago con cargo al padre de 300 € mensuales en concepto de pensión de alimentos a favor del hijo menor de edad. En el momento de acordar dicha medida, el padre tenía unos ingresos de 1.200 € mensuales. Ahora el padre ha sufrido una reducción de jornada y tiene unos ingresos de 700 € mensuales. En este caso, se ve claramente que hay una alteración sustancial de las circunstancias y puede solicitarse con éxito la modificación de la pensión de alimentos.

Ejemplo 2: La sentencia acordó como medida la guarda y custodia del hijo menor a favor de la madre y un régimen de visitas a favor del padre consistente en fines de semanas alternos y vacaciones por mitades iguales. El padre en el momento de acordar la medida tenía un trabajo nocturno de lunes a viernes impidiéndole estar con su hijo más tiempo. Ahora el padre tiene un nuevo trabajo de lunes a viernes compatible con el horario escolar del menor. En este caso, puede apreciarse una alteración sustancial de las circunstancias y puede solicitarse razonablemente la modificación de la guarda y custodia, por ejemplo a guarda y custodia compartida.

¿Cómo se lleva a cabo esta modificación de medidas definitivas?
Mediante un proceso de modificación de medidas definitivas ante el juzgado. Puede ser contencioso o de mutuo acuerdo y, en ambos casos es obligatoria la defensa de abogado y representación de procurador.

Hay que tener en cuenta que cada caso es único y debe estudiarse con rigor, ya que hay múltiples variantes y circunstancias que van a afectar a dicha modificación.