La Guarda y Custodia, es decir, quien se queda con los hijos menores es uno de los conflictos habituales en los procesos de separación y divorcio y ruptura de parejas con hijos menores.

La Guarda y Custodia Compartida es simplemente el sistema por el que se decide con que progenitor van a estar los hijos menores de forma equitativa, es decir la mitad del tiempo con cada uno. Normalmente, en este tipo de custodia se establece que cada progenitor estará con los menores una semana o quincena con cada uno de forma alternativa, aunque también puede consistir en que uno de los progenitores este con los menores los fines de semana alternos de viernes a lunes y un numero determinado de dias intersemanales o sistemas alternativos, no tiene que ser una mitad exactamente igual, puede ser flexible. Lo que importa, por tanto, es el contenido y no el nombre del tipo de custodia que se ponga.

Este tipo de custodia puede instaurarse tanto en procesos de mutuo acuerdo como en procesos contenciosos Separación y Divorcio, pues será el juez en estos últimos quien, en interés de los menores, decida si ésta es la mejor custodia.

La reciente jurisprudencia del Tribunal Supremo recoge que en los procesos contenciosos con graves desaveniencias entre los progenitores, es posible la custodia compartida, por lo que cada vez es más habitual que ver este tipo de modalidad de guarda y custodia.

Es importante contar con el asesoramiento y defensa de un abogado especialista en procesos de familia ya que cada caso tiene variantes y circunstancias que lo hacen único.