Es un proceso civil especial que se tramita en el juzgado y se emplea para reclamar de forma sencilla y ágil el pago de deudas dinerarias de cualquier importe, siempre que la deuda sea líquida, determinada, vencida y exigible. Es el procedimiento para reclamar facturas impagadas y deudas de comunidades de vecinos.

El proceso comenzara con la petición inicial del acreedor reclamando la deuda y el juzgado requerirá al deudor a su pago o se oponga a la misma.

Si el deudor paga la deuda el caso se archiva, pero si el deudor no atiende el pago, se acordará la terminación del proceso y, previa solicitud del acreedor, se despachará ejecución, es decir, se embargarán los bienes del deudor para hacer frente a la deuda.

Para el caso que el deudor se oponga a la reclamación, el asunto se resolverá definitivamente en juicio que corresponda, bien por Proceso Verbal, bien por Proceso Ordinario.

Cada caso es diferente y debe de estudiarse a fondo con rigor y profesionalidad siendo fundamental contar con un buen asesoramiento para garantizar el éxito del caso.