Saltear al contenido principal
948 411 813 Acceso clientes

El Convenio Regulador

El Convenio Regulador

El Convenio Regulador es un documento que recoge los acuerdos que las partes han alcanzado en un proceso de separación, divorcio o medidas de hijo extramatrimonial. Solo es posible en los casos que se tramitan de mutuo acuerdo, y sin perjuicio de otros, tiene que recoger los acuerdos o pactos sobre las siguientes cuestiones:

  • Patria potestad y Guarda y Custodia de los menores: El cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
  • Comunicacion y visitas con los abuelos: Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.
  • La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  • Pensión de alimentos: La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.
  • La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.
  • Pensión compensatoria: La pensión que conforme al artículo 97 correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.

El Convenio Regulador en proceso de separación y divorcio, debe ser presentado al juzgado para su aprobación. Se presenta la demanda junto con el convenio, y una vez que es admitida a trámite, trendra que ser ratificado ante el juez, con la finalidad de comprobar que dicho acuerdo se ha alcanzado sin que haya amenazas o coacciones de una parte contra la otra. Después, se da traslado al fiscal, y posteriormente, se dicta la Sentencia aprobando el mismo.

Si el fiscal considerase que los acuerdos son perjudiciales para los menores, lo pondrá en conocimiento del juzgado, y este, requerirá a las partes a que subsanen lo que proceda.

También puede ocurrir, que una de las partes no acuda a la ratificación o no lo ratifique a pesar de haberlo firmado. En dicho caso, se archiva el proceso, sin perjuicio del valor como prueba que pueda constituir dicho documento en el proceso judicial contencioso posterior